Este año Adriana Costantini decidió realizar la sesión de fotos de campaña durante horas nocturnas, en blanco y negro, con las cúpulas de la ciudad que se fundieron con pieles y estampados invernales, dando el marco perfecto a una colección de anteojos única.

Las luces en las calles y edificios resultaron un escenario natural para combinaciones delicadas y modelos de anteojos que se definen por su diseño y calidad.

Algunos modelos que podríamos mencionar particularmente, entre otros destacados:

Marsella: su materialidad lo distingue dado que la parte inferior del aro es metálica y la superior de acetato, una combinación que no pasa desapercibida. Incorpora la tendencia hexagonal que se viene viendo en las ferias internacionales. Vienen en negro y plateado con patilla negra, violeta estampado, plateado en el aro y patilla hueso y carey al frente con sutil verde oliva en la patilla.

 

 

Niza: un estilo bien diferenciado, realizado íntegramente en metal, en formas redondeadas que incorporan la tendencia del doble puente, con su parte superior marcada y elevada. Viene en violeta y plateado, sólo plateado y negro y dorado.

 

 

Rochelle: se basa en un estilo agatado en acetato, con metal incrustado que brilla en el puente. Viene en tres colores, el primero es negro, el segundo marrón degradé y rosado en su interior y el tercero de un rosado intenso degradé el frente que llega al transparente.

 

 

Adriana Costantini sigue distinguiéndose y sorprendiendo con sus modelos, ofreciendo prendas y accesorios para todos los momentos y ocasiones de uso. La marca es sinónimo de calidad, confort y diseño, ofreciendo a las mujeres siempre un look actual, estando en sintonía con las tendencias de cada temporada.