fbpx
Seleccionar página

Google causó revuelo el mes pasado cuando presentó un aparato de apariencia futurista que esencialmente convertiría un lente en una pantalla de computadora. Los anteojos, que colocan un lente sobre el ojo derecho, muestran información digital como mapas e e-mails en el vidrio. La gente podría controlar el aparato con su voz o gestos. La empresa tiene planes tentativos de vender su dispositivo Google Glass a partir de 2013, según fuentes al tanto. Un vocero no quiso comentar.

En tanto, empresas como Lumus, Vuzix, Laster Technologies SAS y Recon Instruments también esperan convencer a consumidores escépticos para que usen dispositivos que transmiten indicaciones para llegar a un lugar mientras uno conduce o pantallas incorporadas en cascos de esquí que muestran la velocidad.

Expertos en informática se imaginan un mundo en el que la gente use aparatos parecidos a gafas con una cámara integrada y use aplicaciones que reconocen objetos y rostros -usando tecnología llamada «visión artificial»- y obtener automáticamente información de Internet u otras fuentes.

Por ejemplo, un turista que visita otro país podría ponerse un dispositivo como este y usar una aplicación para superponer en su campo visual traducciones de carteles, señales de tránsito y nombres de tiendas.

Knapp comenzó a trabajar en su aparato de localización en depósitos al comprar lentes de la firma israelí Lumus. Los lentes pueden crear el efecto de mirar imágenes en un televisor de 87 pulgadas a una distancia de tres metros. Lumus señaló que trabaja con varios fabricantes de hardware para producir aparatos de consumo con sus lentes, pero prefirió no hacer más comentarios.

Fuente: LaNacion.com.ar