fbpx
Seleccionar página

Ya no es ciencia ficción, las recientes noticias anuncian que ha comenzado la era de los ojos biónicos. Aseguran que en breve estos dispositivos podrán solucionar el problema de visión de miles de personas a lo largo del mundo.

Existen numerosos dispositivos diseñados para ayudar a recuperar la vista. Los hay, incluso, que podrían ayudar a mejorar la capacidad resolutiva de visión. En cualquier caso, paso a paso, día tras día, lo que es una cuestión teórica de la medicina se está convirtiendo en una realidad. Las señales son claras, los ojos biónicos han llegado para quedarse.

Ojos biónicos

El siguiente paso de los ojos biónicos

El reciente estudio publicado por Second Sight, la compañía detrás de Argus II, manifestaba que tras 3 años de uso, los pacientes que han podido disfrutar de uno de los ojos biónicos más avanzados en su fase de estudio funcionan si perjuicio alguno. Todo lo contrario, son muy beneficiosos para sus usuarios. Esto, que puede parece algo muy obvio, supone un hecho fundamental: es la puerta que abre camino al uso general de los ojos biónicos a nivel médico. Ya no para ciertas personas particulares y en estudio. Al terminar la fase de estudio clínico, los ojos biónicos como el Argus II lo tendrán mucho más fácil para llegar a todo el mundo a través del mercado médico. Y esto es algo importantísimo para que el precio de un dispositivo así se convierta en algo competitivo. O para que la administración subvencione su uso, ya que dicho dispositivo cuesta actualmente unos 100.000 dólares.

Innovaciones-TecnológicasEl Argus II fue uno de los primeros ojos biónicos en recibir el visto bueno de Europa y la FDA americana para ser probado en humanos. Con la finalización de los ensayos clínicos solo nos queda ver su comercialización. Pero no es el único ojo biónico disponible, al menos a nivel clínico (que no comercial). Los ojos disponibles todavía son un tanto rudimentarios si los comparamos con un ojo normal. Las estimaciones prevén que serán capaces de devolver la vista en un 30% a las personas invidentes en solo 3 años desde ahora. Algunos de los más prometedores, aparte del Argus, son el MVIP o el ASR. Como el Argus, el MVIP conecta el nervio óptico, a través de la retina, con una cámara externa que transmite la señal. El ASR, por su parte, es un ingenioso implante que sustituye la retina dañada, de manera que el ojo sigue siendo (o más bien pareciendo) un ojo real, aunque su capacidad óptica es muchísimo menor. Estos otros modelos seguirán el mismo proceso que los del propio Argus, un dispositivo que acaba de allanar el terreno a todos los que le seguirán.

[label style=»1″]Hasta la vista baby![/label]