fbpx
Seleccionar página

Cuando el globo ocular sobresale de la órbita, se le llama comunmente ojos saltones y clínicamente «exoftalmos». Esto, además de ser un problema estético, también es un signo de alarma para acudir al oftalmólogo, porque tras esto pueden esconderse patologías graves como la orbitopatía tiroidea o determinados tumores orbitarios.

ojos-saltones-big-eyesLa orbitopatía tiroidea afecta al 50 por ciento de las personas con hipertiroidismo, comenta el director del departamento de Oculoplástica del Instituto de Microcirugía Ocular (IMO), el doctor Ramón Medel.

El doctor explica que se necesita una intervención muy compleja para esta enfermedad. Dado que la órbita del ojo es una cavidad rígida el tratamiento de esta patología inflamatoria pasa por ganar el espacio que se pierde con el engrosamiento de la grasa orbitaria y de los músculos que rodean el ojo.

A esta operación se le llama descompresión orbitaria, y se realiza mediante la apertura de las paredes del hueso en una cirugía al alcance de muy pocos especialistas.

Esta enfermedad, provoca exoftalmos, estrabismo, retracción palpebral y puede dañar la córnea y el nervio óptico e incluso llegar a causar ceguera irreversible, comenta la doctora del departamento de Oculoplástica del Instituto, Eva Ayala.

Los especialistas recomiendan que ante la duda hay que actuar de forma rápida haciendo un diagnóstico y si es necesario, poniendo un tratamiento porque, aunque los tumores orbitarios no son directamente visibles, suelen manifestarse como exoftalmos.

«Hemos de ser conscientes de que, en el caso de que el tumor sea maligno, el tiempo puede ser crucial para salvar el ojo, la visión e, incluso, la vida del paciente», enfatiza el doctor Medel.

[label style=»1″]¿Tenés o conocés a alguien que tenga ojos saltones? Avisale!?[/label]